sweet darkness

A veces me siento como una perdida y solitaria chispa de luz en un páramo salvaje; un insólito mundo bañado con la oscuridad más hermosa, fría y desquiciante existente.

Una luz tan débil y necesitada no puede sobrevivir en un paisaje tan desesperanzador sin semejantes, sin hermanas que le proporcionen un camino guiado a la paz deseada, sin guardianes que le salven de las sombras que ahí habitan y murmuran.

Pero las cosas nunca salen bien. Por mucho que grites, sangres o llores, la oscuridad siempre te consume; dejando tan sólo una mísera cáscara como muestra de compasión.

En ese instante se pierde toda esencia y vitalidad, en una inevitable caída hacia un pozo sin retorno llamado ‘Muerte’.

Pero, por muy hondo que caiga esta pequeña chispa; por mucho frío que sienta en sus débiles huesos; por mucho que sangre, llore y grite… siempre hay una salida. Se puede abrir camino entre las amenazantes sombras que miran a lo lejos.

Porque, después de todo, sólo desde las sombras se puede ver la luz.

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hey there!

Sign in

Forgot password?

Don't have an account? Register

Close
of

    Processing files…