sad ending

Hace cuánto que no escribo aquí… pero he vuelto, como el neurótico vuelve al psicópata.

Es curioso cómo el ser humano se vuelve melancólico y lírico cuando su vida está a punto de terminar. Tan creativo, tan expresivo… las palabras se hacen melódicas, formando una canción que se escucha muy cerca del corazón; y cada letra es el ladrillo que construirá su destino. El destino que depara a todo el mundo, pero que para él, vendrá más rápido. Tan rápido que no se enterará, porque no puede controlar el fluyo de la sangre saliendo de sus brazos. Fuera, tan lejos y tan cerca de él, las nubes están llorando por él, por otra vida que se diluye por el desagüe. La ventana está tan fría como su ahora pálido corazón, y las lágrimas, haciendo juego con la oscuridad que le rodea, fluyen tanto como la sangre en sus brazos. El aire sale fácil, aliviando a sus pulmones cansados de respirar, llevándose consigo a los recuerdos que por fin le abandonan. ¿Tan difícil es que el pasado te deje vivir en el presente?

La sangre del pasado se va y los ecos del futuro ya no se oyen; ya no más. Nunca los volverá a oír. Ya nada le va a atormentar. Ya nada le hará encogerse de brazos. Ya nada le hará sufrir. Ya nada, le hará llorar. Y sólo tenía que morir. ¿Tan difícil era morir?

No. Sólo debía dejarse llevar por la tristeza, ponerse a escribir y dejar que los sentimientos escribieran y lloraran por él. Se dio cuenta de que no, no es difícil morir; y lo supo porque llevaba muerto meses. Su interior ahora sólo era una masa de odio y lágrimas negras. Donde antes había amor e inocencia, ahora sólo había muerte. ¿Tanto puede cambiar una persona?

Las lágrimas ahora estaban secas, en sus frías y pálidas mejillas. Sus párpados tenían un curioso color morado, como las extrañas formas que hace el cielo cuando quiere irse y atardecer. Sus dedos dejaron caer la culpable de tan triste acto, y el sonido metálico de la cuchilla quiso despertar, inocente, a la pobre vida que se esfumaba lentamente. Pero no sabía que él no despertaría.

Resultó, al final, que no era difícil morir. Lo supo en su triste final.

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *