needlessness

ha pasado un mes desde la última vez que escribí aquí. es como si escribiera más de lo que sonrío realmente. aunque parezca un largo tiempo​, la verdad es que no me he dado cuenta. tampoco ha pasado gran cosa como para hacerme pensar demasiado, nada que me importe.

pero sí he notado un cambio, quizá a voluntad inicialmente, en mi personalidad.

no me gustó.

así que aquí estoy, volviendo a dejar de comer, fumando y teniendo pensamientos cada vez más fuertes sobre la inutilidad de las demás personas. pero estoy bien, y eso es lo que importa. nada más.

recuerdo algo que escribí recientemente (ya sabes qué significa “recientemente” en un sitio como el mío). esto, concretamente:

ya ni siquiera tengo ganas de suicidarme. no tengo ganas de morir. sólo de hacer sufrir a los demás, como una especie de venganza general por hacerme sentir sólo, inferior y mal. muy mal.

por lo tanto:

a ti, Mundo, infestado de pobres patéticos. Preparaos todos, porque aquí voy, hijos de puta.

reconozco que en ese momento no estaba bien, con nada, ni conmigo mismo; estaba enfadado. pero, volviéndolo a leer, me doy cuenta de que he seguido pensando eso inconscientemente.

hace semanas que no pienso en suicidarme como una manera de dejar de sufrir.

hace días que no pienso en mis semejantes como tal.

pero hace poco que pienso en cómo hacer daño.

si una cosa tengo clara, es que todo esto que soy y de lo que me convenzo que es perfecto, algún día, se romperá. todo esto se caerá en trozos ínfimos, imposibles de recomponer. y será en ese momento, sólo en ese momento, cuando no pueda seguir.

soy consciente de lo que acabo de decir. al final, todo se marchita.

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *